REIKI, ENERGÍA UNIVERSAL AL ALCANCE DE TOD@S

El Reiki es una terapia energética que tiene una original manera de funcionar. Con esta técnica se trabaja la sanación del cuerpo físico mediante la imposición de manos. Numerosos estudios avalan sus buenos resultados donde se recogen las experiencias de casos reales de éxito.
A pesar de que es una técnica muy antigua y conocida por haber sido utilizada por grandes maestros como Jesús o Buda, se perdió y fue redescubierta no hace más de 200 años por Mikao Usui.

¿Qué es el reiki?

Es una técnica de sanación que utiliza la energía Universal o cósmica para armonizar el cuerpo físico tratando así los desequilibrios energéticos implicados en la aparición de la enfermedad de la persona o el ser vivo.

La imposición de las manos sobre la parte afectada del paciente es una de las características más conocidas sobre el Reiki. Pero no es la única manera de trabajarlo. El Reiki también se puede hacer a distancia, pues la energía viaja como lo hacen las ondas de radio.

Rei significa Universal. Ki es energía. Se conocen escritos sobre el Reiki desde hace más de 6000 años. Hay mucha información sobre este tema en los Sutras, los registros escritos sobre las enseñanzas de Buda que fueron transmitidos por sus discípulos.

El reiki trata a la persona como un todo. Cuerpo físico, mental, emocional y espiritual se relacionan. El desequilibrio de cualquiera de estos influye en la armonía de los otros. Las emociones son clave para mantener la salud y gestionarlas adecuadamente es fundamental.

Los sutras sabían que el cuerpo físico enferma por el desequilibrio energético de cualquier ser. Los chackras son los encargados de mantener la armonía del cuerpo. Pero cuando uno de ellos se bloquea o entra en disonancia por cualquier motivo, los otros cuerpos que se relacionan se ven afectados. Es aquí cuando la enfermedad puede aparecer si no se trata este desequilibrio o bloqueo a tiempo.

Los sutras creían que había que tratar el espíritu para tener todos los cuerpos en armonía. Utilizaban el reiki para ello. Fue Mikao Usui, su redescubridor a finales del S. XIX quién se interesó por conocer la manera de curar el cuerpo físico. Le llevó muchos años de estudio, peregrinaje e investigación que complementó con la práctica.

El reiki afirma que existe una energía universal que lo une todo.

Esta fuerza sostiene toda forma de vida.

En una sesión de Reiki, el terapeuta no utiliza su propia energía. Éste sólo es un canal que dirige mentalmente la energía cósmica. Esta práctica incluso le revitaliza.

El terapeuta que decide realizar sesiones de reiki a otras personas, tiene la responsabilidad de trabajar sus propios centros energéticos a fin de que estén lo más equilibrados posibles.

Los cinco principios básicos del reiki

La energía universal es la vibración del amor incondicional. Cualquier terapeuta o canal que trabaje con Reiki, tiene que aplicar estrictamente los cinco principios básicos del Reiki en su vida cotidiana. Si no lo hace, lo más probable es que su canal esté bloqueado y sería una irresponsabilidad ejercer como terapeuta para otras personas, si él/ella no están en equilibrio. En este caso, la energía no sólo no fluye adecuadamente sino que puede llegar a perjudicar al paciente. ¿Te pondrías en las manos de un médico desconcentrado o ebrio? Pues esto es similar.
No te enfades

Sólo por hoy, no te enfades

Sólo por hoy, no te preocupes

La ira, el enfado, las preocupaciones, … desarmonizan la energía del cuerpo. Los nadis, la red energética que nos envuelve el cuerpo y que se comunican con los 7 chackras principales, se obstruyen cuando hay bloqueos energéticos, generalmente provocados por emociones o pensamientos negativos. Cuando los nadis están limpios, la energía fluye libremente sin obstáculos de por medio.

MICROMUNDOS

Sólo por hoy, sé agradecido con lo que tienes

Ser agradecido con lo que tenemos nos reta a ver en cada situación adversa una oportunidad para aprender. Interiormente pone a prueba nuestra capacidad para elevar nuestro nivel de consciencia.

Respeta toda forma de vida

Este principio alude a que tengamos conciencia de que cualquier forma de vida es muy importante por muy simple que nos pueda parecer. No importa su apariencia, tamaño o condición, todo se merece nuestro respeto. Puede ser desde un ser humano, animal, insecto o una planta. Tod@s son valios@s y necesari@s para nuestra vida y contribuyen a mantener el equilibrio del planeta.

Respeta a tus maestros, tus mayores

Respeta a quien te ha enseñado, a quien te ha dado vida, a quien te ha cuidado, a tus ancestros. Ell@s son parte de la cadena de vida a la que tú también perteneces.

El hombre que todo el mundo conoce

Trabaja honradamente

El principio sobre el trabajo honrado pone de manifiesto el intercambio de valor. Mikao Usui se dió cuenta de que cuando impartía reiki gratuitamente a personas que no tenían recursos económicos; poco tiempo después, éstas volvían a recaer en los mismos vicios o situaciones precarias. No habían valorado el esfuerzo que el doctor había invertido en ellos. Entonces, se percató sobre la importancia de que hubiera algún tipo de intercambio justo para que el paciente tomara conciencia de su esfuerzo, del valor que él les estaba entregando.


Estos principios pretenden sanar el espíritu, acrecentar la conciencia de que pertenecemos a una unidad, no sólo en lo que a nuestros cuerpos se refiere. Si extendemos este patrón a otro nivel, se puede interpretar que tod@s colaboramos en mantener la vida de nuestro planeta, formando parte de un macrocuerpo que requiere también de equilibrio para conservar su salud.

Todo el mundo puede acceder a la energía universal. Si te ha interesado esta introducción y te gustaría que profundizara en el tema, déjame un comentario y lo ampliaré en otro artículo.


Please follow and like us:

One Reply to “REIKI, ENERGÍA UNIVERSAL AL ALCANCE DE TOD@S”

  1. Morella gusmari says:

    Maravillosa utilizar el Reiki.. ..requiero de más infirmacion

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *