DECLARACIÓN DE ARTISTA

La creación artística como práctica espiritual

La creación artística me permite acceder a un tipo de conocimiento con el que me sería difícil o complicado conectar de otra manera. Utilizo el arte como una práctica espiritual.

Las relaciones, la vida, los comportamientos han sido conceptos que me han interesado. Pero creo que el tema troncal del que surgen todas estas propuestas es el análisis o estudio de la conciencia.

Empecé a crear obras plásticas. Gradualmente me fueron interesando las técnicas audiovisuales, y las integré en mis trabajos. En 2017 las posibilidades tanto narrativas como estéticas que ofrecía la técnica del videomapping me hicieron plantearme otros proyectos creativos y de otras dimensiones. Podía proyectar sobre cualquier superficie y trabajar los mismos conceptos aprovechando el elemento proyectado como parte conceptual e integrante del mensaje. Contenido y soporte dialogaban,, complementándose y fortaleciendo la narrativa visual. El espacio para mí cogió un protagonismo que no tenía la proyección plana de la pantalla tradicional de vídeo, la ilusión óptica con la proyección 3D y la experiencia me parecía más intensa y emocionante.  

Declaración de artista
La felicidad no es un destino, sino una forma de vida.

Mi trabajo es sincero y transparente. Aspiro a que el espectador entienda o consiga leer en mis obras algún mensaje que a veces insinúo, o que otras veces muestro de manera más clara. Me gustaría que esta información pudiera serle útil, ayudándose por su propia experiencia.

Creo que somos singulares, únicos, pero a la vez tod@s tenemos una esencia común que nos acerca más de lo que muchas veces interpretamos: Es la conciencia de saber que pertenecemos a una misma fuente que cuando conseguimos reconocerla, le da sentido a nuestra existencia.

Uno de los retos u objetivos principales que me planteo es si somos o seremos capaces de escuchar a través de la visión. Concibo que así se puede entender para después comprender. Este punto es en el que las ideas dialogan y es probable que se descifre algún mensaje incluido o no en la obra.

Escuchando a través de la visión

Las fuentes que me han inspirado para desarrollar mi propuesta artística han sido amplias. No sólo me he enfocado en artistas plásticos clásicos, impresionistas, postimpresionistas o de vanguardias. Me han interesado de manera importante los trabajos de artistas audiovisuales o musicales. Otras fuentes de inspiración siguen siendo las filosofías orientales. Las grandes preguntas existenciales que se han planteado a lo largo de los tiempos me han servido para llevar a cabo mi propia investigación, creando estos mensajes sutiles incluidos entre los detalles o conceptos en la obra, puede que a veces irónicos, aptos para ser descifrados por el observador sensible y meticuloso.

En un tema aparentemente sencillo se puede descubrir la desnudez de una incógnita, una pregunta, una inquietud o hacer entrar en conflicto a algunas creencias. Por ello creo que sólo el espectador inquieto o arriesgado podrá leerlo. Generalmente, nada es lo que parece. Para mí, el arte tiene que despertar preguntas, puede que ayudado por el recuerdo de vivencias; o transmitiendo mensajes que quizás decodifiquen o abran las puertas del inconsciente.